Luz Azul

La luz azul de las pantallas y el efecto que tiene en nuestros ojos

En los últimos años, el incremento de la exposición a las pantallas de televisores, ordenadores y dispositivos móviles que utilizamos a diario, bien por ocio, en el trabajo o estudios, puede provocar cambios en el estado normal de nuestros ojos.

A causa de la función y estructura de los ojos, estos son más susceptibles de sufrir daños por los rayos de luz, especialmente en la retina. Esta luz puede tener diferentes longitudes de onda, algunas de ellas no perceptibles al ojo humano, y que pueden ser dañinas o perjudiciales si nos exponemos a ellas durante un largo periodo de tiempo, como lo puede ser la luz azul.

Composición de la luz solar

La luz solar está compuesta por diferentes ondas de luz que tienen una característica longitud que se mide en nanómetros (nm). Las longitudes de onda de la luz óptica incluyen desde la ultravioleta (100-400 nm), la luz visible (400-760 nm) hasta el infrarrojo (por encima de 760 nm).

La luz solar es imprescindible para muchos de nuestros procesos biológicos, entre ellos la producción de vitamina D en la piel, la visión y el ritmo circadiano. Uno de los mas importantes ritmos circadianos es el que regula el sueño-vigilia.

Cómo entra la luz a nuestros ojos

La percepción visual es un fenómeno muy complejo, que se inicia cuando la radiación electromagnética de la luz solar llega a la retina. Allí se convierte en una “sensación” por los fotorreceptores y es trasladada al cerebro donde se “descodifica” en imágenes.

El sistema óptico del ojo está formado por los “lentes” córnea y cristalino, la pupila (que regula la entrada de la luz), y los “líquidos” humor acuoso y humor vítreo, que tienen capacidad para refractar y enfocar los rayos luminosos en la retina.

La retina contiene los fotorreceptores, que captan la luz y que son de tres tipos: conos, bastones, cuyas “señales química-luminosas” son traducidas por las células ganglionares, que tienen un importante papel en el proceso de la alteración sueño-vigilia de la luz azul. Los bastones sólo tienen la proteína rodopsina que contiene retinal (derivado de la vitamina A), y se encargan de la visión con poca luz. Los conos contienen importantes pigmentos como la Luteína y Zeaxantina, y son responsables de ver colores, formas y de la agudeza visual.

Los principales factores que determinan si la radiación ambiental dañará el ojo humano son: la intensidad de la luz, la longitud de onda recibida por los tejidos oculares y la edad del receptor.

Luz azul

El patrón de luz que es absorbido por la retina va desde 420-560 nm, teniendo que longitudes menores a 300 nm y las longitudes de onda entre 415 y 500 nm son las más dañinas. La luz azul está dentro del espectro de luz visible que va desde los 415-500 nm, pudiendo generar diversos efectos nocivos sobre la visión.

Las reacciones químicas que se generan cuando el haz de luz se refleja en la retina, hacen que los conos y bastones produzcan como medio para enviar una “señal legible” al cerebro, reacciones de oxidación. Cuando se excede la longitud de onda, además del tiempo de exposición, puede causar daños oxidativos, ya que se sobrepasa la capacidad antioxidante.

¿Cuál es la luz azul de las pantallas?

La cantidad de luz azul recibida por el ojo por parte de los rayos solares es de alrededor del 30%, mientras que lasbombillas incandescentes emiten entre 3-4%, y las LED y los dispositivos electrónicos entre 25-40%.

A pesar de que la luz solar contiene luz azul, y esta es importante porque desempeña un papel clave en nuestros procesos nerviosos, el problema radica en el tiempo de exposición directo a la luz azul, el cual en nuestra vida oscila en la actualidad entre 5-12 horas.

¿Qué daños causa la luz azul?

La luz azul puede generar malas condiciones para el funcionamiento de nuestra vista, tales como:

  • Opacidad en nuestro sistema de “lentes” como cataratas, fotoqueratitis, con molestias en párpados.
  • Resequedad.
  • Alteración del ciclo sueño-vigilia por la sobreexposición nocturna a la luz azul; limitada acomodación de las “lentes” de nuestros ojos frente a la luz.
  • Disminución de la agudeza visual como la presbicia.
  • Daños oxidativos en la retina que pueden llevar a pérdida de la visión por la denominada degeneración macular.

Fatiga visual

El cansancio ocular o fatiga es un problema común que se produce tras un uso intenso de los ojos como, por ejemplo, al conducir largas distancias, pero también cuando se exponen a pantallas de aparatos electrónicos durante varias horas.

Los signos o síntomas que presenta la fatiga visual suelen ser:

  • Picazón de ojos
  • Ojos llorosos o secos
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz
  • Dificultad de concentración
  • Vista cansada

La presbicia es lo que se conoce como vista cansada, que se da por un proceso degenerativo del cristalino del ojo, producido por un envejecimiento natural, al contrario que ocurre en la fatiga visual, producida por factores externos.

¿Cómo proteger los ojos de la luz azul?

Nuestro sistema de visión tiene una eficiente red antioxidante que nos protege de la acción de los rayos de luz. El sistema de lentes, la pupila, los humores acuoso y vitreo, y la retina, contienen diversos antioxidantes naturales, los carotenoides Luteína y Zeaxantina, vitaminas C y E, minerales como el zinc y el selenio, Omega 3 (DHA y EPA), entre otros, que trabajan en armonía para combatir los radicales oxidativos.

Cuando este sistema se desequilibra, es clave poder aportar junto con una dieta balanceada, suplementosque puedan ayudar a recuperar el balance antioxidantede nuestra vista.

De hecho, un estudio que involucró a más de 4000 pacientes, promovido por el National Eye Institute (estudio AREDS), fue diseñado para aprender más sobre los factores de riesgo de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), y para evaluar el efecto de dosis de vitamina C, vitamina E, Luteína, Zeaxantina, Omega 3 y zinc sobre la progresión de esta enfermedad de la vista.

Los resultados del estudio AREDS mostraron que los altos niveles de antioxidantes, Luteína, Zeaxantina, Omega 3 y zinc reducen significativamente el riesgo de DMAE avanzada y su pérdida de visión asociada.


Referencias

Marnys.es

Mayo Clinic. Fatiga ocular. Ene, 2019.

Kijlstra A., et al. Progress in Retinal and Eye Research. Jul, 2012.

Rasmussen, H. Nutrients for the aging eye. Clinical Interventions in Aging. Ago,2013

Roberts, J. The Photobiology of Lutein and Zeaxanthin in the Eye. Journal of Ophthalmology.  2015.

Tosini,G. et al. Effects of blue light on the circadian system and eye physiology. Molecular Vision. 2016.

Zhao, Z. Research progress about the effect and prevention of blue light on eyes. Int J Ophthalmol. 2018.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

COLVENFAR no se hace responsable por el uso que usted le de al contenido en el BLOG.